Conectando dos cosas tan cercanas, pero tan distantes.

Normalmente empezamos proyectos que ya han tenido su anterior recorrido online. A veces son proyectos nacidos de la “nada” digital. En cualquier de los dos casos, se trata de utilizar la tecnología para conectar dos mundos: el offline y el online. Esto no es tarea fácil. Siempre utilizamos el diseño web, la programación y nuestra experiencia para llevar a cabo cosas que nos piden. Pero la mayoría de las veces utilizamos esas herramientas para hacer cosas que nunca nos pidieron, pero que es aquello que más les reporta. Durante estos largos años (16 ya….) nos hemos dedicado a muchas cosas. Nuestro sector, cambia cada mes. Pero lo que siempre perdura es la necesidad de conectar empresas y clientes o colaboradores. Ahí es donde nos sentimos más cómodos.
Hemos cambiado la forma en la que nuestros clientes se relacionan con los suyos. A veces nos gusta recordar que hacer web’s al final es únicamente la herramienta que utilizamos para llevar a cabo nuestros servicios. Las Web’s que desarrollamos no son más que la herramienta necesaria para conectar esos dos mundos.
Modificamos, mejoramos, inn    ovamos las relaciones entre cliente y consumidor.
Después llega lo mejor. Mirar embobados el tráfico en Google Analytics. Ahí es donde podemos ver como se generan las relaciones. Estamos como un padre en la puerta del colegio. Mirando como su hija juega con sus amigas. Y nos sale esa sonrisa. Luego nuestro cliente nos explica que le dijo su cliente, que cuando llegó a aquella reunión, su interlocutor había mirado su web y ya conocía sus servicios o su producto. Luego nos contáis que tal os va, que mejoras nos proponéis. Creedme por ese instante, por esa imagen, por ese contacto. Por eso somos desarrolladores web. Ese es el motivo por el que amamos nuestra profesión, por ver cómo vivís vosotros aquel site que juntos construimos.